Algunas consideraciones sobre la neurosis obsesiva en la obra freudiana.

Research output: Contribution to journalArticlepeer-review

100 Downloads (Pure)

Abstract

Podemos aislar tres rasgos con los cuales la psiquiatría ha descripto los fenómenos obsesivos en sus aspectos formales. Primero podemos retomar como primer rasgo aquel que ya aparecerá en la literatura clásica la voz del latín obsidere para indicar cómo el sujeto se encuentra sitiado, acorralado, por una acción o palabra que se le impone a pesar de él. Carácter parasitario, forzado, incoercible, involuntario, carácter de coacción, Zwang. Falret reconoce la enfermedad de la duda y el componente ansioso de base. Claramente un aspecto que introdujo otro rasgo: la lucha ansiosa contra esos pensamientos, marcando el componente de angustia, los clínicos advertían una actividad dolorosa que conducía en un progresivo aumento en confundirlas con la melancolía o determinadas formas depresivas. Finalmente, un tercer aspecto conecta la obsesión con la locura, precisamente con el delirio como falla del entendimiento. Los clásicos asimilaban locura con obsesión, ubicándola en un campo limítrofe, y marginal. Una locura con conciencia ubica a las Monomanías razonantes de Esquirol y la marca de esta parcialidad manteniendo un resto de razón. Los tres rasgos describen la obsesión marcando un “automatismo psicológico” en minuciosas descripciones como las de Legrand du Sulle en 1875 en su “Locura de la Duda con delirio de Tacto”. Autor que en sus descripciones establece un cuadro nosográfico de la obsesión en función de responder a un orden temporal. Criterio éste tomado por Freud. A diferencia de esta marcación semiológica que denuncia una estructura interna del síntoma obsesivo, Janet engloba distintas perturbaciones como las fobias, los impulsos, las obsesiones, fenómenos de despersonalización, entre otros que aparecerán como síntomas secundarios de la Psicastenia, junto con los tics. Denunciando su carácter deficitario, la astenia implica una disminución de la energía psíquica. Este desprestigio por los aspectos formales del síntoma recobrará su valor en la descripción de Kraepelin en Obsesiones y Fobias en 1905, quien sin embargo la considera una especial disposición de la personalidad.
Original languageSpanish
Article number2
Pages (from-to)6-10
Number of pages4
JournalActualidades psicológicas
Issue number513
Publication statusPublished - 1 Dec 2021
Externally publishedYes

Cite this